La carga de trabajo llega a los astilleros de la Bahía ‹ La Ventana del Sur